Las almejas de Carril son un suculento bocado que sus fervientes seguidores prefieren degustar al natural, vivas, crudas y recién abiertas. Al abrirlas se les suele rociar con unas gotas de limón para comprobar que están vivas. Si no se mueven conviene desecharlas. Para comprobar si están vivas cuando se compran se deben tocar: cerrarán sus valvas. Para abrirlas sin romper su carne es menester contar con cierta habilidad. Para facilitar esa tarea y poder abrirlas fácilmente pueden ser escaldadas durante cinco o diez segundos, seguirán vivas y disminuirá la dificultad de abrirlas. Cuando vayan a ser cocinadas se debe comprobar que no contienen tierra en su interior. Un método utilizado para eliminar la posible tierra es meterlas durante unas horas en un barreño con agua salada.

Si no sabe dónde comer almejas de Carril en Madrid visite nuestro restaurante.

Tambien te recomendamos


Donde comer mejillones en Madrid

El mejillón es un molusco unisexual. Para distinguir el sexo del mejillón basta con observar el color de su cuerpo: si es blanquecino se tratará de...

Percebes en San Sebastián de los Reyes

Los percebes más cotizados son los que se adquieren vivos. Para comprobarlo se toca la uña del percebe en los intersticios de la placas que lo forma...

EL MEJOR COCIDO GALLEGO DE MADRID

El cocido gallego se distingue de otras variedades de diferentes regiones principalmente en su protagonista: el cerdo celta. Esta raza, que a finales ...