Las ostras que se puede encontrar en el mercado en la actualidad proceden de cultivos, principalmente de bateas, puesto que los bancos naturales se encuentran agotados pese a ser muy numerosos.

Proceden generalmente de países como Francia, Grecia, Italia o Turquía. En las bateas gallegas son engordadas: permanecen en colectores hasta que alcanzan 1 ó 2 centímetros, momento en que pasan a parque de semillas o bandejas. Cuando las ostras miden 5 centímetros se pegan con cemento a unas cuerdas; cada cuerda alberga entre 100 y 200 ostras.

Algunos ejemplares que han caído de las bateas se encuentran en el fondo de la rías. Estas ostras pueden llegar a los 15 centímetros y medio kilogramo de peso, y algunos restaurantes próximos las comercializan.

Tambien te recomendamos


El mejor centollo gallego vuelve a Orecanto

Los restaurantes especializados en gastronomía gallega de alta calidad Ogrelo (Barrio de Retiro) y Orecanto (San Sebastián de los Reyes) ini-cian la...

Restaurante gallego en Madrid

En los últimos años muchos son los restaurantes que han abierto sus puertas a lo largo y ancho de Madrid, con propuestas muy diversas que abarcan un...

LAMPREA EN MADRID

Ya en la antigua Roma la lamprea era considerada un auténtico manjar, los romanos se las llevaban del Miño según decía ya Plinio en el siglo I. ...